Programa de Neuroinmunologia- IDIBAPS

¿Qué es la Neuritis Óptica?

La Neuritis Óptica es una enfermedad infrecuente que afecta a personas jóvenes y puede producir secuelas neurológicas que limitan la calidad de vida.

¿CÓMO ES EL CURSO DE LA ENFERMEDAD?

La Neuritis Óptica es una enfermedad que aparece generalmente entre los 25-45 años y que produce una disminución de la visión con pérdida de nitidez, mala discriminación de los colores y zonas de su campo visual con una visión distorsionada. Se inicia de forma progresiva en unos pocos días y posteriormente se produce recuperación a lo largo de los 6 meses siguientes. La recuperación puede no ser completa y con frecuencia los pacientes refieren como secuela alteración en la visión de algunos colores o dificultada para leer en situaciones de bajo contraste (gris sobre blanco).

¿QUÉ ESTÁ PASANDO?

En la Neuritis Óptica se produce una reacción inflamatoria del nervio óptico. Múltiples causas pueden producir esta inflamación incluyendo infecciones y más frecuentemente un proceso inflamatorio global del resto del Sistema Nervioso como ocurre en la Esclerosis Múltiple. Frecuentemente, no se encuentra la causa que desencadenó la inflamación y llamamos a esta entidad Neuritis Óptica Idiopática.

¿CÓMO SE TRATA?

En el momento actual, no disponemos de tratamiento específico para la Neuritis Óptica. La administración de corticoides intravenosos u orales acorta el periodo de síntomas pero no hay evidencias de que favorezca una mejor recuperación para el nervio. Los pacientes con Neuritis Óptica en el contexto de Esclerosis Múltiple Remitente Recurrente se benefician de terapias para evitar futuros brotes de la enfermedad pero no tienen efecto sobre la recuperación del nervio.

Afortunadamente, en el momento actual hay diversas líneas de investigación que buscan favorecer la remielinización (anti-LINGO) o promover la neuroprotección (BN201).

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

La Neuritis Óptica se diagnostica por su curso clínico característico y con la ayuda de algunas pruebas diagnósticas. La mas importante es la Tomografía de Coherencia Óptica que permite evaluar la inflamación en el nervio óptico y monitorizar la progresión del daño. Otras pruebas que se realizan para confirmar el diagnóstico son:

  • Pruebas funcionales visuales como campimetría, visión en color y agudeza de alto y bajo contraste. La alteración de la agudeza de bajo contraste es muy característica de esta entidad.

  • Resonancia Magnética Cerebral que permite ver la inflamación del nervio como un realce de la señal del nervio tras administración de Gadolinio y evaluar la presencia de lesiones que sugieran Esclerosis Múltiple.

  • La analítica de sangre para descartar otras enfermedades reumatológicas o infecciosas.

  • Los Potenciales Evocados Visuales (pattern y sobre todo multifocales) que permiten identificar casos leves de Neuritis Óptica e informan sobre la recuperación.